Último tren a la colonia

Último tren a la colonia

Último tren a la colonia

Carlos Hughes

Alguna vez hemos experimentado “esa otra parte” en la que nos adentramos cuando comenzamos a leer un texto de aventuras o de amor, de historia real o de ficción.  La  imagen, aquella que nos transporta y que convertimos en la puerta del tiempo, la que nos sustrae para escabullirnos y gozar, sufrir, llorar o reír, esa justamente es la que encontramos, desde el inicio, en toda la obra del joven escritor chubutense, Carlos Hughes.

“Último Tren a la Colonia” es un viaje a través del tiempo, una historia con detalladas descripciones y grandes dosis de emotividad. Está narrada en un lenguaje sencillo, con secuencias escritas como imágenes que desembocan a un perfecto imaginario contextual.

Su contenido temático está desarrollado con una gran dinámica, además de verosimilitud, logra unificar las diferencias ideológicas y culturales. Asimismo, es notorio como la pasión y la motivación sembrada en cada uno de  los personajes, dispone al lector a una cosecha generosa durante toda la operación de lectura.

Carlos Hughes logra plasmar a través de su pluma los sueños y los desafíos, la esencia y la realidad de los primeros colonos galeses al fincarse en tierras inhóspitas, como lo era la Patagonia Argentina en la segunda mitad del siglo XIX.

Si buscamos en la génesis de nuestras vidas siempre encontraremos historias que cambian y determinan el rumbo de nuestros caminos. Por lo general, encontramos grandes hombres o grandes mujeres que dedicaron su vida con pasión y valor a que nuevos horizontes, por lejanos que se encuentren, permitan la preservación de lengua y cultura, que a fin de cuentas es lo que siempre hemos hecho como especie.

Sin dudas estamos frente a un texto cuyo vigor se encuentra claramente en el desarrollo de una ficción, cuyas alegrías, tristezas y esperanzas nos regalan esa mirada sobre la magnífica aventura humana, que nos hace únicos.

 

 Lic. Ileana Cervera, D.F. México

Share this product