Pintura

 

Viviana Torres Curth nació en Comodoro Rivadavia, el 3 de febrero de 1966. En 1972 se radicó en Bariloche, y en 1983, en La Plata, comienza a estudiar pintura en el taller Alzugaray-Redoano. Luego de obtener, en 1987, una mención especial en el Salón Anual del Banco Cooperativo de la Provincia de Buenos Aires, continuó su aprendizaje en forma autodidacta, radicándose definitivamente en Bariloche, donde desarrolla su particular obra, en la cual desarrolla una geografía onírica, de gran potencia cromática.

 

YAMEL ASEF es una artista que indaga en los campos de la abstracción, teniendo como base aquellos paisajes de la Patagonia que la vieron nacer, buscando en su ruptura con lo formal encontrar las energías de aquella materia que nos conforma.

 

MARTA ISABEL SUCH vive en Alta Barda (Neuquén), pero nació en Zapala, donde creció en un entorno en el que se conjugaban el mundo del trabajo, las ideas políticas y las expresiones culturales, que ha dejado una marca indeleble en su obra. "Vengo de una familia de Zapala —dice Marta— donde a principios de siglo se bailaba y se asistía al teatro en el viejo hotel de Doña Paca. Me crié con un abuelo anarquista, un tío estalinista, mi abuela marxista y mi padre peronista. Mis oídos fueron acariciados por todos ellos y sus palabras me quedaron grabadas para siempre".

 

Escribir puede ser una forma de despejar los propios prejuicios. Este parece ser el caso. Empecé a escribir sobre César Barrientos por el interés que me despertó su obra en cuanto la conocí. Había en ella algo que funcionaba, lo que no es frecuente, y además estaba hecha por un artista que tomaba como tema lo que encontraba a su alrededor, sin más contacto con el mundo del arte que el imprescindible. Parecía una especie de emergencia del arte es estado silvestre. Una especie de artista —lobo, diría, parafraseando aquella figura del niño-lobo que cada tanto cautiva a los estudiosos.

 

Verónica García es una autora consolidada, con una imagen propia que la destaca e identifica.

Tienta relacionar esas muñecas de colores vibrantes, suspendidas en el aire o en espacios seguros, con la propia autora, quizás a la manera de autorretratos.