Pocas ciudades deben haber que luzcan en sus calles la cantidad y calidad de murales como los que podemos encontrar en Comandante Luis Piedra Buena, Santa Cruz.

La mayoría de ellos están realizados en “esgrafiado”, técnica de bajo relieve que resalta las superficies y las formas, acentuando significados.  

La serie continua que adorna las calles de Comandante Luis Piedra Buena ha sido realizada por artistas plásticos de diferentes provincias argentinas y de diversos países latinoamericanos. El objeto de su representación ancla sus contenidos en el pasado de nuestra Patagonia, y manifiestan momentos de la vida del marino que le da nombre a la ciudad; de los arrieros de ovejas de nuestra Patagonia profunda; del “vasco de la carretilla”, personaje que en 1936 caminó desde Piedra Buena a Buenos Aires; de las huelgas obreras de 1921 y su trágico final; de la vida y leyendas de los tehuelches que habitaban el territorio, del profundo trauma de Malvinas, entre otros temas que no le escapan al dolor y la violencia constitutiva de nuestra historia.

En Comandante de Luis Piedra Buena el arte habita las calles y se conserva sin agravios y con respeto, para disfrute de la vista de todos los que tienen la dicha de conocer este feliz espacio.