Fotografía

 

“Humanos, Urbanos, Contemporáneos” es una serie de obras compuestas por la mirada de Ana Davies, que intentan reflejar el mundo en el que vivimos inmersos. La figura central de las tomas es, en todos los casos, el hombre actual, sumergido en la vorágine cotidiana de las grandes urbes, que va cada vez a mayor velocidad, y en las cuales los individuos se desdibujan, se pierden en la multitud, sin tiempo de detenerse…

 

Con sólo diez años y una pequeña cámara pocket, Laura Pérez encontró la que sería su forma de expresarse, “maravillada —según sus propias palabras— por esa particular alquimia de captar la luz”.

 

Marina Soutric se acercó al mundo de la fotografía en el año 2004, casi naturalmente, sin pensarlo demasiado y sin formularse grandes planes. El motor que la fue guiando, luego, en su desarrollo, estaba alimentado por una pura curiosidad de de experimentación y búsqueda expresiva.

 

Carlos Hopian es un artista, pero también un fotógrafo que utiliza la fotografía como un modo de acceder al arte. Es una distinción que hay que hacer. La fotografía es una técnica que sirve a muchos propósitos y también a los del arte; una técnica tal como la entendemos en la modernidad: como un procedimiento de dominio de la naturaleza. En el caso de la fotografía, recoger la luz que refleja el mundo para representarlo. Claro que en su progreso ha conseguido que la diferencia entre el reflejo y el mundo se achique progresivamente hasta ya no distinguirse. Por eso hay muchas maneras de practicar la fotografía. Pero todas se organizan a partir de la posición que se tome sobre la diferencia entre el reflejo y el fragmento del mundo del que proviene. Hay quienes subrayan el reflejo y hacen de la fotografía una ilusión y quienes procuran obtener una verdad de ese reflejo.

 

Este texto fue redactado en oportunidad de la charla que, con el mismo nombre, realicé en Rada Tilly la semana pasada. Se dijo mucho más, pero que sirva como una constancia o algo así. Festival de la Luz. Rada Tilly 2012