Marina Soutric se acercó al mundo de la fotografía en el año 2004, casi naturalmente, sin pensarlo demasiado y sin formularse grandes planes. El motor que la fue guiando, luego, en su desarrollo, estaba alimentado por una pura curiosidad de de experimentación y búsqueda expresiva.

Lo importante para mí –nos dice- es que a través de un medio tan específicamente técnico, se puede llegar a la emoción y a la sensibilidad con una foto tomada en su momento oportuno. No me interesa las fotos en sí, sino todo lo que aparece antes; y de alguna manera todo lo que sucede después. Uno con el tiempo aprende que lo más importante es no estorbar a la imagen, sino que esa imagen encuentre su verdad en los ojos de los otros.

Los dejamos pues, con una selección de la obra de Marina.