Pablo Daniel Medina nació en la ciudad de Lomas de Zamora un 15 de abril de 1975. Luego de una breve incursión por la carrera de ingeniería en la UTN, ingresó en 1996 al Instituto Superior de Profesorado Antonio María Sáenz donde se recibió en 2000 de profesor de Historia, aunque comienzó a ejercer la docencia un año antes.

Luego de 10 años de trabajo se despertó en él la inquietud por las artes visuales, especialmente por la pintura.  Es así que en 2005 ingresó al Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA) en la carrera de Licenciatura en Artes Visuales con orientación en pintura. Un año más tarde, desencantado de la bidimensión, se inscribe en los talleres de escultura de la misma institución. Es aquí donde se produce el quiebre. Conoce la obra de Ricardo Carpani y lleva a través de ejercicios sus dibujos escultóricos al relieve modelado.

A partir del 2007 tomó contacto con el hierro y aprendió a soldar. La materia dura y resistente lo provoca, lo desafía. Ese mismo año inició taller con el maestro Jorge Gionco, quien le da conocimientos más definidos del lenguaje escultórico, convirtiéndose en su principal maestro.  Seguirá en el IUNA, pero continuará sus estudios en la carrera de la licenciatura en Conservación y Restauración de Bienes Culturales, hasta abandonar definitivamente esa institución a mediados de 2011. Finalmente ampliará su formación en la Escuela Ernesto de la Cárcova en talleres donde investiga el trabajo en hierro y acero forjado y en la escultura realizada en resina poliéster.

En 2009 y en 2010 se hizo acreedor de una beca universitaria del IUNA por presentación de proyectos. En este último año fue invitado por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y realizó su primera muestra individual titulada SOLILOQUIO.

Participó de varias muestras grupales en la Universidad de Tres de Febrero, Centro Cultural Recoleta, Centro Cultural Borges, Gallery Night de Lomas de Zamora, Centro Cultural EL Galpón de Banfield y Museo Perlotti.

Desde 2009 al 2011 organizó y dirigió la muestra artística POZO DE BANFIELD, en conmemoración de la Noche de los Lápices, apoyado por la Secretaría de DDHH de la provincia de Buenos Aires y en colaboración del C.C. El Galpón. Proyectó una serie de murales realizados con alumnos de nivel medio en colegios de Banfield y Lanús.  A principios de 2011 Jorge Gionco lo propone ante el presidente de la Asociación Argentina de Artistas Escultores y lo hacen miembro.

A mediados de 2011 contrajo matrimonio con la artista plástica Mariela Mauriño, y se trasladan a principios del año siguiente junto con su hija a la ciudad de Sarmiento en la provincia de Chubut, en donde inicia un monumento dedicado a los Caídos de Malvinas en el Regimiento de Infantería Mecanizada N° 25, y una serie de murales junto con su esposa en esa localidad.

Actualmente expone en salones como el Municipal de Esquel y participa activamente en el debate e intercambio con otros artistas en búsqueda de un arte plástico con identidad patagónica.