Poesía

 

Un corte para la Negra

 

Canto por si acaso alguna vez

por alguna razón de los sentidos

olvido quién soy, a qué he venido

en qué  baldosa floja tropecé

 

GORSEDD

 

Como bandada de pájaros azules

la caravana aletea ponchos

en la mañana celta.

 

QUININO

 

Quinino y yo. Sol y Luna.

El con su figura frágil, fibrosa.

Yo con mi nochera actitud a cuestas.

 

Despedida

¿Es cierto que se suicida este paraje cansado?

Revientan sus paredes pobres, se termina el agua,

se cubre de sequía todo el pasto.

 

 Palabra desvelada

 

El plomo de mis párpados

pelea con la luna

y elige entre las sombras

el mejor color.