Me escribe Elvira:

me dice que está todo bien

que después de la muerte de papá

en ese accidente con el hacha

que le cortó la cabeza

se siente mejor

que ya no tiene esa repetida pesadilla

que dejó las pastillas para dormir

y que ahora bebe menos.



Me dice que aunque tenga 63 años

éste sábado va a salir

va a ir a bailar a la milonga

y que se repite todos los días

que ella puede

y que no es tarde 

para conocer a alguien.



Al final de la carta

me escribe como cuando eramos chicos:

elpe hapachapa espetapa

enpe nuespetropo lupugarpa sepecrepetopo.