La espera

Debajo de un cielo

desolado asfixiante pesado

se desdibujan siluetas

son grises y parecen salir

de edificios o yuyales

 

Te estoy esperando

en el medio de tantas soledades

de tantos automóviles

de tantas calles

de tantos centros del universo

de tantos pozos de agua sucia

 

Cuando llegues

el bar no será un bar

será un velero con las velas desplegadas

la esquina no será una esquina

será una playa mansa y solitaria

 

Cuando no llegues

la calle no será una calle

será un mar donde se hundan los crepúsculos

las luces no serán luces

serán manchas rarísimas en la oscuridad

 

Mientras llegues o no llegues

las transformaciones serán lentas

es decir

las luces se irán apagando

los crepúsculos se hundirán despacio

el bar comenzará a flotar

la esquina acumulará arena

 

Pero cuando llegues o no llegues

todo va a cambiar de repente

por la magia de tu presencia

o la brujería de tu ausencia