(Recordamos aquí una entrevista a un maestro que se nos fue)

Hijo de un fabricante de sombreros que lo soñó Químico Industrial, Miguel Ángel Guereña es un pintor que lleva más de cincuenta años ejerciendo las artes plásticas. Como docente ha formado a varias de las generaciones de pintores que hay en el Chubut. Nació en La Plata en 1931 y en el 53 se fue a vivir al barrio latino de París, a tres cuadras de La Sorbonne. En el 72 recaló en México donde tomó contacto con los próceres del muralismo. Llegó a Esquel a comienzos del 60 y desde allí contribuyó al desarrollo del arte pictórico en nuestra provincia. Ejerció con intensidad el periodismo, sobre todo la crónica. Ha publicado dos libros y sigue, a sus ochenta años, trabajando todos los días, porque aún dice a quien quiera escuchar que el arte siempre tiene razón.

Y ESO PARA QUÉ TE VA A SERVIR

¿Cómo comenzó tu vocación por la pintura?

Yo tenía un amigo en La Plata, en el barrio, yo tenía quince años, hablo del año 45, mi amigo se llamaba Raúl Martino, un morocho que dibujaba muy bien y siempre charlábamos y me decía que por qué no ingresaba a Bellas Artes, y yo pensaba: en Bellas Artes, bueno, no sé -le decía- y mi padre, que tenía una pequeña fábrica de sombreros, tenía la ilusión de que yo entrara a la Escuela Industrial y fuera Químico Industrial.

 

¿Tu papá quería eso para vos?

Claro, su sueño era ese; él quería un hijo Químico Industrial, cosa que por supuesto ni se me cruzaba por la cabeza, jamás pensé semejante cosa. Y por cierto que ingresé a Bellas Artes con mi amigo, yo hago toda la carrera y mi amigo a los seis meses de estar en la escuela abandonó, no fue más; me dejó colgado.

 

Te dejó colgado del pincel. Y cómo lo tomó tu padre cuando le dijiste, quiero ser pintor.

Bueno, no fue una situación fácil para mí; se acomodó la gorra como buen vasco y me dijo, ¿y eso para qué te va a servir? Es lo único que me dijo, como diciendo, te vas a morir de hambre, nene. Y bueno, hice mi vida, ejercí con pasión la pintura y nunca he dudado de que tomé la decisión acertada en aquél momento. Bueno, además de ser una gran decisión la mía, te cuento una anécdota; Leonardo Mezzetti, gran pintor de Trelew, comenzó trabajando en una fábrica de soda, repartía sifones y fijate lo que es hoy; él iba a mi taller en el pasaje Santa Cruz; vivió de eso al comienzo y hoy es un gran artista. Bueno, no tiene nada que ver, o sí, pero qué importa; es nuestro punto en común, ¿no?

 

¿Qué es el arte plástico para vos?

El arte plástico es una consecuencia que otorga al ser humano la posibilidad de escribir con el óleo, con la tela, lo que el poeta hace para su expresión; yo pienso que todo está mancomunado, tanto la danza, como la música, como el arte pictórico; las letras... no digo que sea igual, pero sí parecido en cuanto a expresarse, en cuanto a la necesidad biológica de plasmar una idea, un concepto, una vivencia; el poeta escribe, el pintor dibuja y pinta, y el músico lógicamente hace su música, sus expresiones son tan vitales que le son necesarias para vivir. Hay que fijarse que simplemente el ser humano busca siempre donde albergar su pasar, su andar diario, que lo lleva al bien y eso es en base a su trabajo, a su actividad que nada tiene que ver con lo que él quiere hacer, pero él tiene que vivir, por eso es que el arte es el refugio cabal del ser humano.

 

Al hablar de vitalidad, de necesidad, de biología, estamos frente a una necesidad de expresión que nos acompaña desde siempre...

... por supuesto; el ser humano tiene esa necesidad de expresión, de manifestarse, y por cierto que es necesario que lo acompañe su salud, que es muy importante; están los casos de varios pintores, como es el caso de André Deren que estaba postrado en su silla, pero aún así pintaba, según la realidad que le había tocado en suerte, pero hacía lo suyo; son muchos los casos de pintores con problemas...

 

Toulouse Loutrec también...

Claro, Loutrec era un tullido total y sin embargo fijate vos la fuerza que hizo ese tipo, ¿no? la dimensión cósmica del dibujo y el color que hay en su obra y que estuvo presente en toda su vida; además, tuvo una vida llena de mujeres, de alcohol y de noche, y justamente ese tipo de existencia lo llevó a ser quien es.

 

INVESTIGAR, ESTAR INFORMADO

¿Es necesario que el artista dedique las veinticuatro horas de su tiempo al arte, en este caso a la pintura? ¿O siempre va a encontrar ese refugio que vos mencionabas, haga lo que haga para comer?

Por supuesto, eso está siempre llevado por el camino de tu tiempo, del tiempo que cada persona tiene; yo tengo un tiempo, vos tenés otro, y el músico otro; cada uno se maneja de acuerdo a su estado emocional y del tiempo que dispone; alguien necesita pintar un cuadro en un año y otro lo hace en media hora; eso no significa que sea mejor o peor, es otra sensación, otra emoción, es otro momento que cada uno tiene. Pienso que para escribir debe ser exactamente igual, como para cualquier disciplina.

 

Sí, es lo mismo; todo se resume a la pasión y también a la disciplina que cada uno sepa construirse...

... sí, y a la investigación permanente y al estudio también; no hay que dejar de lado eso, uno en algún momento puede pensar equivocadamente que ya llegó y no llegó nada, recién empezás, siempre se está comenzando, siempre hay que investigar, confrontar, estar informado, porque hay que fortalecer no sólo el espíritu sino el sentido de la investigación, en la disciplina que estés. Siempre estamos comenzando porque el aprendizaje nunca termina. Mirá, el artista deja de ser auténtico cuando se cree un artista y ese es un mal muy extendido. El único secreto es el trabajo constante.

 

Claro, hay que buscar siempre lo que uno no conoce, lo que no sabe, para poder ir más allá y avanzar. ¿A quién admirás?   

Bueno, hay una serie de pintores que admiro, pero te puedo mencionar un colombiano que conocí en París, Jesús Soto, murió hace algunos años, un cinético...

 

¿Qué es un cinético?

El cinético trabaja fundamentalmente con los efectos de luz; recurre no sólo al color basado en acrílicos y óleos, sino que echa mano de la luz y la electricidad para mover sus planos; era una pintura entendida en base al óleo fundamentalmente, pintura de plano, grandes planos, pero Jesús Soto planteaba unos pequeños momentos de rayos luminosos para darle movimiento a la pintura en base a la luz, a través de la electricidad; eran grandes planos, pero siempre manejados por efectos visuales a través de la electricidad. Jesús Soto fue un maestro muy interesante, muy importante de esta disciplina, fue un gran pintor, un gran esteta el colombiano. También conocí a varios pintores mexicanos, en la época en que viví en aquel país, los muralistas David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo y a José Luis Cuevas que son tres exponentes muy importantes; los admiro no solamente por su manera de ser y vivir el arte sino también por su lucha; el caso de Siqueiros es muy especial porque además de su talento fue muy combativo, muy revolucionario, fundador del Partido Comunista Mexicano, peleó en la Guerra Civil Española, era de armas tomar, pero también de pintar y trabajar de manera incansable, como por ejemplo el Poliforum que es su obra póstuma, que hizo en el Distrito Federal.

 

Obra de grandes dimensiones...   

Enormes, tan es así que el Poliforum tiene unos 8.500 metros cuadrados, para que te des una idea, que es un centro cultural gigantesco que está en pleno centro de la capital mexicana.

 

Y de los pintores de Argentina, ¿a quienes mencionás?

Hay una serie de grandes pintores en nuestro país que vienen de Rosario y Santa Fe con una cabeza muy importante como Antonio Berni, también está Juan Grela, aunque tucumano se radicó en Rosario; hay excelentes pintores argentinos... ¡pero excelentes!, también puedo nombrar a Carlos Alonso, Pérez Celis, son un montón de pintores argentinos que han servido al color y a la forma, que inclusive no han desatendido los grandes problemas por los que ha atravesado nuestro país, porque la pintura, como la poesía, como la música, son disciplinas que siempre han estado atentas a los problemas de nuestro país; el artista no se puede apartar de los problemas, es muy simple porque vive en el mismo país donde acontecen todos esos actos, y el arte forma parte fundamental de todo eso.

 

¿Que opinión tenés sobre el negocio que hay alrededor de la pintura?

Siempre hubo negocio, es inevitable; hay muchos centros que manejan ese negocio, pero los más importantes son las casas inglesas de subastas Cristhie’s y Sotheby’s, verdaderos emporios de negocios vinculados al arte; ellos son los que marcan todas las tendencias; hay muchas más, por cierto, pero... yo te voy a decir una cosa, ¿quién marca el negocio? ¿Cómo puede ser que un cuadro, de 50 cm. por 40 cm. de un señor llamado Picasso cueste setenta millones de dólares?; yo no digo que los valga o no los valga, pero quién puede hacer semejante cosa. Bueno, esas galerías son las que marcan el valor económico en el mundo de la pintura, entonces llega el momento que no está muy claro para el espectador común qué es el arte, qué es la pintura... un cuadro a mil, diez mil o cien mil, ¿quién marca eso?, las galerías, para sostener ese negocio...

 

VENÍ QUE TE PRESENTO A  MI VIEJA

 

... y la gente común termina por apreciar aquello que tiene un enorme valor económico y no tal vez el genuino valor artístico...

... y de ahí pasamos a otro tema muy emparentado a esto que estamos hablando, que son los jurados, cuyo valor es tan pero tan relativo; yo te voy a dar un ejemplo que siempre lo cuento porque creo que ejemplifica el procedimiento a la hora de fallar de los jurados; me sucedió a mi con un cuadro; hace treinta años pinté un cuadro que se llama “Vení que te presento a mi vieja”, un cuadro de 1.20 por 1.20 pintado bien expresionista, entre rojos y oscuros, negros, etc. y lo mando al salón nacional, bueno, no solamente que me lo rechazaron sino que me lo devuelven con una R bien grande atrás, de “rechazado”; bueno, me comí perfectamente ese sable por supuesto, pero al poco tiempo me invitan a participar de un salón regional en Bahía Blanca, y, naturalmente envío el mismo cuadro, le borro esa R grandota ¿y que ocurre? me otorgan el primer premio de pintura... quiero que me contestes vos incluso, cómo ves eso...

 

Yo digo que no hay que hacer arte para nadie en particular salvo para uno mismo...

...claro, ¿te das cuenta? Quiere decir que los jurados están tan limitados, no porque no sepan sino que ellos valoran lo que hacen como pintores, entonces están votando, en parte, lo que ellos hacen; no es que esté mal o bien, pero no es lo correcto; por eso yo desestimo totalmente a los jurados; los jurados no deberían ser pintores porque ellos están defendiendo parte de lo que ellos hacen; entonces están mintiendo bastante. En definitiva, el artista siempre es un solitario, para poder expresarse con pasión y con entendimiento hacia la gente. 

 

Además, el poder central también existe en el mundo del arte y se rige por sus propios intereses e ideología.

Sí, así es, siempre funcionó de ese modo; por eso yo digo que el arte siempre tiene razón, más allá de ellos y de ese tipo de intereses. Uno debe preocuparse por su obra, trabajar en ella sin importarle la opinión de los demás.

 

Artículo relacionado:

 http://www.remitentepatagonia.com.ar/index.php/es/plastica/pintura/106-miguel-angel-guerena